Buscar

¿Tienes un objetivo? Este cuadro te ayuda a entrar en acción

Alcanzar una meta conlleva cambio, movimiento, acción. Y si vas a iniciar ese movimiento es bueno ser certera en la dirección que tomas para evitar desgaste. Optimicemos recursos. Utilicemos una brújula: El cuadro de Acercamiento/Alejamiento. Si tienes un objetivo, usa herramientas para entrar en acción.


Cuando inicias un camino hacia algún sitio, mientras te acercas a él, te alejas de otro. En la andadura hacia la consecución de cualquier cosa que te hayas propuesto sucede lo mismo. Es muy práctico ver el horizonte hacia donde nos dirigimos. Igualmente es muy práctico saber de qué nos estamos alejando. Ambas fuerzas combinadas nos ayudan mucho más que tener en cuenta únicamente una de ellas. El cóctel que compone la suma “acercamiento – alejamiento” es el potente motor que te ayudará a conseguir tu logro. Manos a la obra.


El siguiente cuadro es otra de las muchas herramientas de coaching. La última vez trabajamos el cuadro Quiero Tengo. También ésta puedes utilizarla para trabajar tus objetivos de cualquier ámbito, tanto personal como laboral.



Te aviso. Quizás te resulte más sencillo rellenar una de las dos columnas. Eso es porque tu personalidad es más afín a ese tipo de comportamiento. Todavía mejor. Le vas a sacar más rendimiento al trabajo al forzar a tu mente a pensar desde otra perspectiva.


A trabajar


Lo primero que tienes que escribir es tu objetivo, sea el que sea. Ya sabes: concreto, conciso, claro, formulado en positivo ( el cerebro no entiende el no) y con un plazo determinado de tiempo para conseguirlo. Una vez hecho esto ya puedes comenzar a cumplimentar el resto de la plantilla.


Habrás observado que nuestro cuadro tiene un encabezado, que se refiere al campo que tienes que trabajar, una columna de acercamiento y otra de alejamiento. He dejado 3 puntitos para que rellenes, si quieres, tres cosas. En esta ocasión, a diferencia de la plantilla Quiero Tengo de nuestra entrada anterior, no importa si pones solo una. Fíjate también que en cada cuadro pone ¿Cómo?. Eso sí que es imprescindible de rellenar. Y por escrito. Solo así generarás un de mapa o GPS que dirigirá tus pasos. Y rellenándolo, de manera manuscrita mejor todavía, estarás firmando una especie de compromiso personal de ti contigo misma.


1. Entornos


¿A qué tipo de entornos te acercas? ¿De cuáles te alejas? Si tu objetivo es adelgazar, probablemente te acerques más a un club de running y te alejes de la zona del supermercado donde los alimentos son poco saludables. Si quieres dejar de fumar, te acercarás a la naturaleza o a espacios que te dan calma y quizás te alejes de cosas entornos en los que sueles ponerte más nerviosa…


2. Personas


Seguro que tu cabeza ya ha discurrido quién te acompaña mejor en tu camino y qué personas es más fácil que, aun sin querer, pongan piedras a las ruedas de tus sueños. Es momento de que te rodees de quienes te animan y creen en ti. Es hora de que te acerques (aunque sea virtualmente) a personas que te inspiran, que te sirven de modelo. Y fácilmente te alejarás de aquellas que representan lo que no quieres ahora para ti o para tu vida. Adelante.


3. Lecturas


Aquí puedes meter de todo. Lecturas, podcast, pelis, series, hasta cuentas de Instagram (aunque puede que dentro de este cuadro salga que te alejas de redes sociales…) Es interesante lo que te va a salir. Es el cuadro del crecimiento. Aprender siempre es una maravilla. Y el elixir de la eterna juventud. “ Quien para de aprender, se hace viejo, tanto si tiene 20 años como si tienes 80. Quien sigue aprendiendo permanece joven. Esta es la grandeza de la vida”, decía el también grande Henry F