Buscar

Los Drishtis en yoga o el foco en la mirada


Donde miramos en clase


Cuando estás impartiendo una clase de yoga resulta sencillo reconocer quién está viviendo la clase desde el interior y a quién le ha raptado su mente y se la ha llevado de excursión por pensamientos dispersos. ¿Cómo lo detecto? En las miradas.

En algunas posturas la concentración es absolutamente necesaria si no quieres darte un tortazo. En otras no parece tan importante pero, si se mantienen un poco en el tiempo, o pones foco… o no vas a sacarles todo el jugo que te pueden reportar.

Habrás oído hasta la saciedad que yoga significa unión entre cuerpo y mente y, un poco más allá, espíritu. Es bonito trabajar para que esa unión se produzca y vivas el efecto del yoga, la sensación de estar en tu cuerpo, con una mente aquietada y tú contemplándolo todo desde tu interior (tu yo espiritual).


¿Quieres conocer cuál es el pegamento más sencillo para que esta unión del yoga se produzca?


El loctite entre cuerpo y mente

Hay dos cosas sencillas que puedes utilizar para experimentar el efecto del Yoga con mayúscula: la respiración y el foco en la mirada.


  • La primera es como la melodía que hace que tu cuerpo y tu mente dancen juntas y en armonía. Haz tu respiración lenta, suave y profunda, escúchala desde tu interior y observa qué sensación tan hermosa y placentera.

  • La otra herramienta que ayuda en esa unión cuerpo-mente es la mirada, que en yoga se denomina Drishti. Drishti es una palabra sánscrita que significa mirada, foco, visión. También tiene otra acepción que es inteligencia o punto de vista.


Dentro del Yoga los Drishtis te aportan un componente mental y uno físico.

El mental porque focalizar la mirada ayuda a nuestra mente a no andar dispersa. Es como si tomásemos las riendas de nuestra mente y le ayudásemos a entrar en un estado de más calma eliminando toda distracción exterior.

El físico porque al mirar a un punto específico del espacio que nos rodea o de nuestro propio cuerpo, nos da, como nuestras manos o pies, nos da más equilibrio y concentración en nuestras asanas o posturas físicas.


El efecto mental de los drishtis


Ya he comentado que los pensamientos o la actividad de la mente repercute en el movimiento de los ojos. ¿Has visto el mentalista? El protagonista se basa en sus pesquisas en el movimiento de los ojos para saber si la persona recuerda, imagina o inventa o miente. Mente y ojos están relacionadas. Y esa relación es un camino de ida y vuelta. Según lo que pienses se moverá tu mirada y… según mires, se moverá tu mente.

Si pones foco a la mirada, pones foco a tu mente. De ahí la importancia y el valor de los drishtis en la práctica del yoga. Mete drishtis a tus asanas y verás calmarse a tu mente. ¡¡Así te deja descansar un poco!!


Según lo que pienses se moverá tu mirada y… según mires, se moverá tu mente.