¿La pedicura, "un tiempo para ti"? No te engañes...


No dejan de sorprenderme cosas que escucho en los procesos de coaching en el Centro Femenino SAMA. He trabajado con algunas de vosotras el reencuentro con la esencia, el proceso de recuperarnos, reestructurarnos, recomponernos, de recordarnos.

La vida nos hace ir perdiendo definición. Nos hace olvidarnos de quiénes éramos, de qué nos gustaba, de cómo disfrutábamos o con qué. La vida, el trabajo la familia, la pareja. Damos, damos, damos... y nos perdemos.

A veces me sorprenden vuestras respuestas cuando en ocasiones os pregunto qué hacéis por vosotras, qué tiempo os preserváis, qué actividad os regaláis y escucho cosas, con un deje de justificación, como : Hombre, de vez en cuando me voy a hacer la pedicura.

Voy a darte mi opinión. Desde aquí puedo. Quizás discrepes. Quizás no.


NO. LA PEDICURA NO CUENTA COMO UN TIEMPO PARA TI.

Vamos a ver. ¿Tú disfrutas durante la pedicura (básica, sin masaje, que eso es otra cosa)? ¿Pidiendo hora? ¿Con los pies a remojo?¿Con la lima? ¿Acaso cuando te retiran las cutículas? ¿Cuando tienes que pagar? ¿Cuando tienes que repetir toda la operación porque han pasado dos semanas?. Seamos sinceras. LA PEDICURA NO ES UN ACTO PLACENTERO. Y NO ES UN TIEMPO PARA TI.


Sí. Llevar los pies arreglados es precioso. El resultado de una estupenda pedicura sí da placer, no lo niego. Pero no deja de ser otra esclavitud más. Y hoy en día el llevar los pies perfectos es casi obligado. Así nos lo han vendido. Así nos lo hemos tragado. Y así ejecutamos. Tal y como nos dicen. Tal y como nos venden. Pero INSISTO: el proceso NO es placentero. Y el tiempo dedicado... ¿UN MASAJE EN LOS PIES? Eso sí lo compro. Eso sí es un tiempo para ti.

Seamos claras, seamos sinceras, seamos listas. A mí me encanta llevar los pies perfectos. Y me gusta ver pies bonitos. Pero si pienso en darme un homenaje, en agasajarme, en regalarme un tiempo SOLO PARA MÍ, se me ocurren mil ideas diferentes.

La cosa es si todavía somos capaces de discurrirlas.

¿Qué se te ocurre a ti?


Con los pies perfectos, o no, disfruta de la vida, pero ya.