Hipopresivos, te lo cuento todo


Abdominales hipopresivos, ¿ya los practicas? Si no es así, casi seguro que has oído hablar de ellos. Hace unos años que se han puesto de moda. ¿Sabes por qué?


Que son

La gimnasia hipopresiva es un método de trabajo abdominal con el que, mediante la contracción del suelo pélvico, la apnea respiratoria a vacío y la apertura de las costillas, consigues activar toda la faja muscular que rodea el abdomen. Suena complicado... y en cierto modo lo es.

Para qué son

Muchas personas comienzan a practicarlos por recomendación médica. Otras por sus resultados estéticos. Las ventajas que se obtienen son abundantes.

  • Se reduce el perímetro de la cintura. Alguna samanita ha conseguido bajar hasta cuatro centímetros en dos semanas, ¡haciendo cuatro hipopresivos (todos los días, eso sí, sin fallar ni uno) por la mañana en ayunas! Vale la pena, ¿no?

  • Previenen los dolores de espalda, gracias a tener tu musculatura abdominal activa y tonificada.

  • Ayudan a prevenir la incontinencia urinaria y los prolapsos. Tu suelo pélvico adquiere fortaleza. Gracias a ello, retienes posibles pérdidas de orina y te sientes más segura, tu confianza crece.

  • Aumentan tu capacidad torácica, aprendes a respirar más y mejor. Eso te permitirá introducir más oxigeno en el cuerpo, más energía, más vida.

  • Mejoran el tránsito intestinal. Al movilizar tus vísceras, tus intestinos recuperan su motilidad. Adiós estreñimiento.

De dónde vienen

Aunque sea ahora cuando hayas empezado a oír hablar de hipopresivos, esta técnica proviene del yoga. En Yoga se conoce como Uddiyana Bandha, uno de los bandhas o cierres energéticos de esta ancestral práctica. En este bandha se expulsa de los pulmones todo el aire posible y se contrae el músculo diafragma hacia arriba, hacia el tórax activando la apertura costal. ¿Te suena?

Cómo se hacen

Sería conveniente que inicies la práctica con una persona formada que pueda acompañarte y explicarte los pasos a seguir. Apuntarte a un taller o pedirle a tu instructor que te los explique puede ser una idea. Los resultados no son los mismos si no los haces correctamente. En el Centro Femenino Sama, cuando los hacemos, seguimos el siguiente procedimiento, que compartimos contigo por si te ayudan

  • Inhala profundamente y exhala todo el aire que puedas hasta 3 veces. Así movilizas ya el abdomen y vas calentando la musculatura implicada en la respiración.

  • Inhala de nuevo y exhala todo posible, ¡Todo!. Mantén la apnea a vacío (no tomes aire, necesitas hacer "hipopresión"). Este punto es el más difícil. Te ayudará bajar un poco el mentón. Y calmar tu mente. ¡En seguida tomarás aire de nuevo!

  • Contrae tu suelo pélvico, mete tripa y abre tu caja torácica al máximo, hacia los lados, expandiendo las costillas.

  • Mantén esa tensión unos segundos, lo que te permita el cuerpo.

  • Ya puedes inhalar de nuevo

Cuándo se hacen

Lo idóneo es hacerlos a primera hora de la mañana. Si prefieres otro momento del día, sólo tienes que tener en cuenta que es conveniente hacerlos sin haber comido dos horas antes, para tener el estómago vacío.

Cuántos hipopresivos hacer

En principio, y si los haces bien. cuatro hipopresivos serían suficientes. Puedes hacer más pero ten cuidado de no contracturarte ni sobrepasar tu esfuerzo.

Quién no puede hacerlos

Es un ejercicio intenso. No está recomendado si estás embarazada, si tienes problemas coronarios, si tienes hipertensión o si padeces de glaucoma.

Alguna cosa más

Solo decirte que hay personas a las que les gustan mucho... pero hay otras que los odian. Prueba y juzga por ti misma.

Si quieres aprender en Sama, el martes 07 de mayo tenemos una nueva edición del TALLER SUELO PÉLVICO E HIPOPRESIVOS SAMANITAS una excelente oportunidad para comenzar con ellos. ¿Te animas?