Mindfulness. La herramienta poderosa



Mindfulness. Esa palabra que nos persigue por todos lados. ¿De dónde ha salido? ¿Qué significa? ¿Porqué se ha puesto tan de moda?

Mindfulness es un término inglés que traducido al español significa "conciencia plena" o "atención plena". Exactamente podríamos decir que es un conjunto de prácticas dirigidas a combatir el estrés permitiéndote acceder a un estado de relajación corporal y mental. El creador de esta práctica que se está expandiendo rápidamente por todo occidente, es Jon Kabat Zinn, médico psiquiatra y profesor emérito de la Universidad de Massachusetts, fundador de la Clínica de reducción de estrés ubicada en esa ciudad y, muy importante, practicante de meditación durante muchos años.

Como buen americano, (lo mismo sucede con el coaching, de igual procedencia) su planteamiento es eminentemente práctico. Él ha creado un método de trabajo con varios ejercicios que, practicados durante un intervalo de 8 semanas, ha demostrado con pruebas científicas, tener asombrosos resultados.

¿Y en qué consiste? En tomar conciencia de tu cuerpo, en ser conscientes (de ahí el nombre de "conciencia plena") a través de los sentidos, del momento exacto que estás viviendo y el lugar exacto donde lo estás viviendo y, en poder tomar cierta distancia de los pensamientos, relajando el ruido mental en el que vivimos absortos.

Una mala noticia. La mente se nos ha comido. Vivimos constantemente pensando. Hemos abandonado nuestro cuerpo. Y nuestra mente no juega siempre a nuestro favor. Esos pensamientos inagotables nos generan estrés, contracturas, cefaleas, migrañas, insomnio, ansiedad, depresión. Bonito panorama, ¿no?

Una buena noticia. Se puede salir de eso. Y no es tan complicado. Aprender cómo retomar ese diálogo con el cuerpo y aprender a controlar los pensamientos, no sólo su calidad sino también su cantidad, es factible. A través del mindfulness. Y a través, claro, de la fuente de donde esta práctica bebió: la meditación.

5 prácticas de mindfulness para la vida cotidiana:

  1. Cuando vayas por la calle, presta atención al cielo, a los colores que te rodeen, al brillo de las cosas, a los sonidos que te rodean, a los olores que puedas percibir.

  2. Camina despacio. Lo más despacio que puedas. Date un paseo lento y tranquilo. Rebajarás tu tensión.

  3. Cierra los ojos, aunque sea tres minutos, y céntrate en tu respiración, en cómo entra y cómo sale. Y ralentízala. Te relajará.

  4. Repasa mentalmente tu cuerpo, comenzando por los pies, siguiendo por las piernas, abdomen, pecho, espalda, manos y brazos, hombros, cervicales, cara, ojos y cuero cabelludo. Ve mandando a cada una de las zonas la orden de que se relajen. Con cariño pero con autoridad.

  5. Pídete un café. O una infusión. Y obsérvala. Huélela. Dale vueltas con la cucharilla escuchando el sonido que emite. Bebe poco a poco atendiendo a la temperatura y a todos los sabores y matices de los que seas capaz de percibir

Aprende y practica. Notarás los beneficios. Y muy deprisa

Si tienes más interés puedes inscribirte en uno de nuestros cursos exprés de mindfulness https://www.centrofemeninosama.es/cursos .Te daremos las claves para que puedas incorporar alejar el estrés de tu vida.

#mindfulnesszaragoza #estrészaragoza #anisedad #jonkabatzinn #analatorre #ansiedad #cefaleas #meditación #meditaciónzaragoza #concienciaplena #atenciónplena #prácticasdemindfulness #cursodemindfulness