top of page
Buscar

¿Estás baja de autoestima? Practica el autocuidado.

Muchos estudios de neurociencia han demostrado que el cerebro es un poco “idiota”. Ha evolucionado mucho más deprisa nuestro entorno vital que el órgano que dirige nuestra mente. Es por eso que el pobre, en ocasiones, comete errores de apreciación. Y es por eso también, que podemos engañarle a nuestro antojo. Si sonríes se activan los músculos de la cara: cigomático mayor, cigomático menor y risorio. Da igual que sea una sonrisa natural o que la estés forzando. Tu cerebro hace una única lectura de esa sonrisa. ¿Cuál es? “Caramba, ésta está contenta”. Y reacciona en consecuencia. ¿Cómo?. Lanzando a tu torrente sanguíneo las hormonas correspondientes. Es este caso en concreto, hormonas de bienestar: endorfina, dopamina y serotonina.


¿Por qué te cuento esto? Para que entiendas que la comunicación entre cerebro y cuerpo es una vía de doble dirección. Tu cerebro influye en tu cuerpo y tu cuerpo incide en tu cerebro y en la química con la que éste te ducha.


Este es el fundamento de la importancia de la respiración: Según cómo respires (largo, corto, lento o rápido…) el cerebro entiende cómo te encuentras. Y como es “un poco idiota”, no tiene por qué tener razón. Si respiras lento, largo y profundo va a creer que estás tranquila, aunque no sea verdad. Y hormonalmente te tranquilizará. Eso sí lo vas a sentir de verdad. No es magia. Es química.


La relación entre autoestima y autocuidado.


Lo que te he explicado arriba es la base para lo que ahora te voy a contar. Si alguna vez has estado baja de autoestima, es altamente probable que hayas perdido las ganas de cuidarte, de arreglarte, de comer bien, de hacer cosas por o para ti. ¿Es así?


Pues bien. Como ya sabemos que la comunicación entre cuerpo y mente es una vía que funciona en las dos direcciones, si trabajas tu autocuidado… ¡justo!: mejorará tu autoestima.


¿Qué cosas puedo hacer como autocuidado suban mi autoestima?


Hay muchísimas opciones por las que puedas optar para ir elevando tu tono y la calidad de la relación que mantienes contigo misma. Te chivo unas cuantas, pero seguro que tú eres perfectamente capaz de discurrir muchas más, las que mejor se adapten a ti y a tu gusto.


Vamos allá:


1. Cómprate flores

2. Date un masaje

3. Date un baño de espuma

4. Estrena algo

5. Cambia de corte o color de pelo

6. Maquíllate, aun sin ganas

7. Haz algo que te dé apuro (¿ir al cine sola?)

8. Queda con amigas de las de toda la vida

9. Empieza una actividad nueva en entornos nuevos

10. Come sano, bien

11. Ponte a la vista alguna foto tuya (bien saturada de color) en la que estés feliz

12. Pon alguna foto de seres queridos por ti, que te hayan querido o que te quieran

13. Escribe una lista de 10 cosas en las que eres buena

14. Escribe una lista de 10 cosas que has hecho hacia los demás por bondad

15. Haz una obra de caridad (da igual lo que sea)

16. Sonríe (aun sin ganas)

17. Ponte música alegre

18. Baila

19. Date un beso cuando te mires al espejo.

20. Mírate a los ojos y dite algo bonito o animoso

21. Échate piropos

22. Aléjate de la gente que te sienta mal

23. Aléjate de los entornos que te sientan mal

24. Date un capricho (crema, perfume, algo bonito…)

25. Planifica (tu verano, tu trabajo, tu vida, un viaje…)

26. ¿Sigo?... No. Mejor te lo dejo a ti.


Un consejito más: Cuando hayas completado la lista, imprímetela y marca con un tip lo que vayas haciendo diariamente. Sí, has leído bien, diariamente. Es un trabajo que al inicio precisa constancia para que funcione. Aunque te va a funcionar desde lo primero que hagas date un poco más de tiempo. Destina a este propósito un par o tres de semanas y verás qué bien.


A por ello. Te auguro éxito en tu empeño.

1 Comment


Marta Fañanás
Marta Fañanás
Feb 03, 2023

Me encantan estas reflexiones, de vez en cuando hay que darse un capricho, hacer un "porque yo lo valgo".

Este artículo está genial. Bravo!

Like
bottom of page