¿Quieres que tus vacaciones duren más? Usa estos 4 trucos.


Hay múltiples estrategias que te pueden ayudar a llevar una vida más serena, más alegre, más feliz. Y hoy ya se ha demostrado científicamente que no son cosas que se hayan inventado unos “yerbas” o unos monjes vestidos de naranja dando saltos en la calle al son de unas campanillas. Son protocolos de gestión con resultados comprobables. En los procesos de coaching del Centro Femenino SAMA trabajo con muchos de ellos. Hacemos seguimiento con indicadores comprobables.Y funcionan.


¿Quieres probar? Te cuento 4 pequeños trucos con el que conseguirás sentir cómo tus vacaciones van cogiendo peso y las percibes con la sensación de que son más largas de lo que te han parecido otras veces.

EL TIEMPO, PERCEPCIÓN Y REACCIÓN

En los periodos de descanso el tiempo adquiere una dimensión especial, diferente al de la vida laboral. Perceptiblemente, los días no miden lo mismo aunque tengan 24 horas, como todos. ¿Por qué? Tus sentidos y tu raciocinio, las dos cosas que intervienen en la percepción, están en otro “modo”, actúan de manera diferente a la hora de registrar la realidad. Están alerta a otras cosas. Tienen el foco dirigido hacia detalles diferentes. Todo esto repercute en ti generando reacciones en diferentes planos:

  1. Tu subconsciente recibe esa información y la registra también en otro “modo”. Por un lado, la novedad: “esto no es rutinario”. Por otro lado el mensaje del lenguaje interior: “relax”, “no reloj”.

  2. Tu cerebro percibe esa sensación de bienestar y en consecuencia tus glándulas bañan tu cuerpo con hormonas diferentes a las cotidianas, hormonas del bienestar, serotonina y endorfinas.

  3. Tu cuerpo relaja los músculos que solemos tensionar al estar en alerta y esa sensación física de descanso nos produce sensaciones placenteras.

Y este proceso se retroalimenta. Si te encuentras más descansada, sonríes. Si sonríes tu cerebro percibe que estás contento y vuelve a generar hormonas positivas. Y suma y sigue. Suena bien ¿verdad?

CÓMO FUNCIONA EL PENSAMIENTO

¿Sabes que podemos influir a voluntad en lo que pensamos consiguiendo los resultados que deseemos? Suena a magia pero es cierto. Prueba esto:

  • Piensa en un mar cristalino, azul turquesa. ¿Ya?

  • Piensa ahora en un día de bochornoso calor, en un árbol frondoso sobre una pradera de yerba verde, que proyecta una sombra generosa. ¿Ya?

  • Piensa en un ácido limón, abierto por la mitad. Piensa en acercártelo a la boca. Piensa en morder esa mitad de limón y mete su zumo en tu boca.

TACHÁN. ¿Te has dado cuenta? No hay mar. No hay árbol. No hay limón. Y sin embargo, has sido capaz de imaginarlo todo. Y además, con el limón, probablemente has salivado. Así funciona el cerebro. Así funciona nuestra mente. Y así funciona nuestro cuerpo.

HAZ QUE TU DESCANSO DURE MÁS: 4 TRUCOS QUE HARÁN TUS VACACIONES MÁS LARGAS

He oído muchas veces que cuando hablamos de vacaciones, hablamos de días. Y decimos… “sólo me quedan… días” o “me voy… días”. Utilizamos valores numéricos, contables, que dimensionan numéricamente. Si como hemos visto anteriormente los días en vacaciones no son de 24 horas, ¿por qué reducirlos a eso? Si te vas a ir de vacaciones, pon en práctica las siguientes estrategias y observa cómo funcionan:


  1. Al levantarte, por la mañana, sonríe. Ya sabes que el mensaje que recibe el cerebro con una sonrisa, o simplemente con la activación de la musculatura implicada en el acto de sonreír, nos llena de endorfinas. Y nos molan las endorfinas…

  2. No pienses en días. Piensa, percibe, siente y registra experiencias: ir a la playa, de excursión, siestas, cervezas, baños, lecturas, risas, puestas de sol, conversaciones, cenas… Utiliza una nueva unidad de medida: la vida

  3. Cuida tu lenguaje: usa mucho la palabra “vacaciones” y únela a otras palabras positivas: bien, bueno, descanso, relax, a gusto… y otras que se te ocurran y te resuenen bien. Utiliza un lenguaje positivo.

  4. Suma, no restes. Olvídate de pensar en lo que te queda, generarás estrés en su subconsciente, te pondrás en alerta, te tensionarás, provocarás la percepción (de nuevo esta palabra) de escasez. Suma. Te sentirás más llena, más rica, te sentirás mejor.

Y ya sabes. Disfruta de la vida. Pero ya. FELICES VACACIONES.